Profile of a beautiful arab woman breathing fresh air in the beach with a cloudy blue sky in the background

El poder de la respiración

Respirar es el acto de inhalar y exhalar el aire sagrado de la vida.

 

Al nacer,  desarrollamos un sistema respiratorio autónomo que trabaja sin descanso.  En esa etapa, nuestra respiración es diafragmática, sin embargo,  con el tiempo, ésta acaba siendo más superficial pasando a utilizar tan solo el 25% de nuestra capacidad pulmonar.

Según vamos creciendo, nos vamos olvidando de la importancia de respirar profundamente. Como consecuencia, dejamos de oxigenar adecuadamente algunas zonas de nuestro cuerpo, principalmente el cerebro.

Podemos dejar de comer durante días, podemos dejar de beber por un tiempo determinado, pero si dejamos de respirar, la vida se acaba. Esta científicamente demostrado que si una persona está 5 minutos sin oxígeno, puede experimentar graves daños neurológicos e incluso provocarle la muerte cerebral.

Es muy importante aprender a respirar plenamente y conscientemente. De ese modo, nuestro cuerpo recuperará su tonificación natural y la vitalidad.

 

La respiración consciente se puede realizar en cualquier lugar y situación: Cocinando, paseando, conduciendo, en el trabajo…, no obstante, el sitio ideal es en la naturaleza y a solas.

 

La respiración se realiza lenta y profundamente. Es importante ser consciente del aire que inhalamos (el que nos nutre) y del que exhalamos (el que elimina lo que nos sobra) Este último nos lleva a un océano de silencio.

 

Aquí os dejamos con algunos beneficios que podemos experimentar si practicamos a diario la respiración consciente:

– Calma la mente.

– Mejora la concentración.

– Estamos más presentes.

– Cada respiración es como un rayo de luz. Nos aporta energía divina.

– Al aumentar el oxígeno en la sangre, nuestro cuerpo se vitaliza, se equilibra y se fortalece.

– Nos ayuda a conectar con nuestro ser interior, etc.

 

Sin la respiración, no hay vida. Si no respiramos con consciencia, poco a poco nos convertiremos en personas superficiales y autómatas, guiadas por una mente loca que nos controla y nos esclaviza.

 

La mayoría de las medicinas tradicionales se toman tres veces a día. Si tomáramos la misma dosis de respiración consciente diaria, nuestra salud se fortalecería y cada día nos sentiríamos mejor. Además, es una medicina gratuita y sin efectos secundarios.

 

A continuación, os dejamos con 2 dinámicas sencillas para practicar la respiración consciente:

 

 

LA RESPIRACION CONSCIENTE:

Tiempo:  3, 7 o 21 minutos

 

Pasos a seguir:

– Cerramos la boca

– Pegamos la punta de la lengua al paladar

– Inhalamos profundamente por la nariz todo el aire que podamos hasta llenar los pulmones.

– A continuación, vamos soltando lentamente el aire por la nariz hasta vaciarnos totalmente. Hay que intentar tardar el doble en exhalar que en inhalar.

 

Esta dinámica también puede realizarse mordiéndonos suavemente la punta de la lengua.

 

Consejos:

– Prestar atención al camino que realiza el aire cada vez que inhalamos y exhalamos.

– Tomar consciencia de lo mágico que es el proceso de respirar.

– Si nos viene algún pensamiento, dejaremos que se aleje como si de una nube se tratara. Luego, seguimos con la respiración.

 

 

EL GLOBO MAGICO:

Tiempo: de 1 a 3 minutos

 

Pasos a seguir:

– Cerramos la boca

– Pegamos la punta de la lengua al paladar

– Respiramos profundamente tomando conciencia en cada inhalación y exhalación

– Juntamos las palmas de las manos a la altura del plexo solar o del diafragma

– Al inhalar, separamos las palmas como si se hinchara un globo entre ellas

– Al exhalar,  juntamos las palmas como si se deshinchara un globo entre ellas

– Lo repetimos 21 veces

 

Consejos:

– La práctica diaria de éste ejercicio nos aportará más tranquilidad a nuestra vida.

No Comments

Post a Comment