Porque_nos_quejamos_de_lo_que_nos_falta

¿Por qué nos quejamos de lo que nos falta?

Durante estos últimos años, hay muchas personas que comparten conmigo sus inquietudes, sus experiencias, y sus conflictos. Para mí, es un aprendizaje, porque me doy cuenta, que soy muy afortunado de caminar junto a ellos, porque aprendo con cada persona, y sobre todo, porque sus problemas, son similares a los míos.

Las cuestiones que más me consultan son:
¿Por qué nos quejamos de lo que nos falta?
¿Por qué nos sentimos perdidos y sin motivación?
¿Por qué aun teniendo una pareja, hijos o un buen trabajo, no tenemos ilusión por vivir?
________________________________________

Tras una buena charla, meditación y risas, llegamos a la conclusión que cuando miramos lo que tenemos, y observamos lo que nos falta, en esa parte media está la solución al problema.

En nuestro programa de Bioconsciencia®, nos ocupamos de responder a éstas cuestiones planteándonos las siguientes preguntas:

¿Qué tengo en la vida? Cada asistente anota 3 respuestas.
¿Qué nos falta? Cada asistente anota otras 3 respuestas.

A partir de ahí, empezamos a trabajar para calmar la mente, nos relajamos, y comenzamos un juego personal con las respuestas que cada uno a escrito.
Es sorprendente como los milagros se manifiestan. Os puedo asegurar, que todas las personas que han hecho este ejercicio, han acertado plenamente con la solución. En estos años, no ha existido ni un solo error.

Quizás te preguntes, ¿Cómo es posible que aún sabiendo la solución a los problemas no se resuelvan? Porque cada persona es libre para tomar sus propias decisiones. Sólo quién se compromete a aplicar sus soluciones encuentra paz, quien no, sigue viviendo en conflicto interno.

Cuando revisamos en profundidad lo que tenemos en nuestra vida, nos damos cuenta que tenemos todo lo necesario para nuestro crecimiento y evolución personal.

Sin embargo, cuando revisamos lo que nos falta, es donde se inicia el conflicto. Nos sentimos insatisfechos por algo que no poseemos, nos sentimos frustrados porque lo que tenemos no nos vale ¿y que sucede? Que nos obsesionamos en conseguir metas como tener pareja, hijos, trabajo, dinero, etc. Y el resto, deja de tener importancia. A partir de ahí, entramos en momentos de angustia, de ansiedad y de depresión por todo lo que no tenemos.

Cuando uno se centra solo en lo que le falta, se convierte en un buscador inconsciente que focaliza su vida en conseguir un objetivo. No le importa lo que deja atrás, ni que corazones rompe, ni que historias destruye, solo ansia alcanzar su propósito, y normalmente, cuando lo consigue, se da cuenta de que sigue faltándole algo más y nuevamente se fija otro objetivo, y así sucesivamente, viviendo en la nada, en el vacío.

No nos damos cuenta que, mientras sigamos con esa búsqueda exterior interminable, nos alejamos de nosotros mismos y conforme más nos alejamos de nosotros mismos, más vacíos y perdidos nos sentimos.

La solución para hallar el equilibrio entre lo que tenemos y lo que nos falta es: Dejar de buscar fuera y buscar dentro!!!

Para ello, comparto contigo 5 claves para saborear de la vida:

1 – Dejar de poner la mirada en el exterior y volver al interior. Conectar con nuestra esencia. Volver a compartir con nuestro niño interior, con ese pequeño que está dentro de nosotros que quiere caricias, juegos, risas, aceptación, valoración…, y si nosotros no se lo damos, ¿Quién se lo va a dar? ¿Quien conoce a ese niño o niña como nosotros?

2. Conectar con la naturaleza. Pasear en silencio. Tocar los árboles. Introducir los pies en el mar. Respirar aire puro, etc.

3- Revisar las relaciones afectivas de nuestro entorno más cercano. Quedar a cenar. Un buen paseo con amigos o familia. Encuentros con personas que llevamos años sin ver, etc.

4. Aumentar nuestra autoestima interior. Sentirnos merecedores de todo lo bueno que nos pasa. Compartir con gente maravillosa. Apartarnos de la gente tóxica, etc.

5- Amarnos más de corazón. Mirarnos al espejo y dar las gracias con todas nuestras fuerzas por estar vivo. Gritar al viento (da igual si nos toman por locos) que nos merecemos todo lo bueno que nos sucede. Si lo hacemos con toda nuestra energía, lo atraeremos a nuestra vida.

Únicamente si volvemos a nosotros, seremos capaces de volver a disfrutar de cada segundo de la vida, sabiendo que en ocasiones el amor, el placer, y la felicidad estarán con nosotros y en otras, el dolor golpeará nuestra puerta.

Es prioritario enamorarnos de nosotros mismos cada día. Es imprescindible agradecer ese regalo que nos ha ofrecido que se llama vida. Es importante dar las gracias por todo lo que ha sucedido en nuestra vida desde que fuimos fecundados, sea bueno o no.

Es el momento de vivir, de valorar, de disfrutar de lo que tenemos y de anotar lo que nos falta en nuestra vida. Lo importante es recorrer el camino lentamente, gozando de cada paso.

“Quién mira hacia afuera, sueña. Quien mira hacia adentro, despierta” Carl Gustav Jung

Fuente imagen portada: www.4ever.eu

Tags:
No Comments

Post a Comment