alma_cambiar_pasado_sin

¿Se puede cambiar el pasado?

Una noche, compartiendo con mi buen amigo Arturo Frontier en la isla de Pascua, en una de nuestras conversaciones junto a uno de los lugares más fascinantes y mágicos del mundo: el centro ceremonial de Tahai, me hizo dos preguntas:
¿Se puede cambiar el pasado?
¿Se puede cambiar lo que hicimos ayer?
 Tras una corta reflexión, le contesté: NO.

El me insistió: Entonces,
¿Para qué sirven los errores que cometimos?
¿Para qué sirve lo que sucedió en nuestra vida?

Y le dije: Para mí, “todo lo que nos sucede en la vida nos sirve para aprender, para crecer y para evolucionar”

Algunas personas me preguntan:

¿Si el pasado no existe, si no puedo cambiar lo que sucedió ayer, si todo es un aprendizaje como puedo vivir?  

“Sólo hay un modo de sanar el pasado y es sanando nuestro presente. 
Cuando sanamos nuestro presente, a nivel subconsciente, sanamos nuestro pasado.
Cuando sanamos nuestro presente, a nivel inconsciente, sanamos nuestro futuro” 

¿Cómo sanar nuestro presente?
Una de las herramientas con las que podemos conseguir sanar el presente es a través de un Entrenamiento Personal Consciente (E.P.C.).
El Entrenamiento Personal Consciente es una preparación o adiestramiento que sirve para fortalecer y desarrollar las cualidades de cada ser humano.

Sus siglas significan:
E = Entrenamiento: Preparación o adiestramiento de personas
P = Personal: Cada persona es única y diferente a cualquier persona que existe o haya existido en este planeta desde el principio de los tiempos. Por ello, el entrenamiento tiene que ser único.
C = Consciente: Que siente, piensa, habla, y actúa con pleno uso de los sentidos y facultades

A continuación, os damos unos pasos para empezar a sanar el presente:

 

  1. Ocúpate de sanar “el aquí y el ahora”
  2. Pregúntate: ¿Cómo ser mejor persona, mejor padre, mejor hijo, mejor amigo, mejor compañero…? En la respuesta a esas preguntas, está tu camino.
  3. Vive en el amor, en la ternura, en la generosidad, se más paciente.
  4. Ayuda a los demás, se más tolerante, más humano, sonríe y vive en la alegría.
  5. Disfruta más de los tuyos, establece tus prioridades.
  6. Y sobre todo: Vive en la gratitud por la vida, por lo que vives ahora.

 

Ejercicio: 
Anotar en una libreta utilizada sólo para estos ejercicios:

 

  1. ¿Cómo puedo ser mejor persona, pareja, hijo, padre, madre, …? En el apartado que cada uno quiera mejorar.
  2. ¿Que vas hacer diariamente para cumplir el punto nº1?
  3. Únicamente con constancia se logrará lo que nos propongamos.
  4. Se revisa a los 21 días.
  5. Al finalizar, nos preguntamos: ¿Somos mejores que éramos hace 21 días?

 

“En está vida, o aprendemos, crecemos y evolucionamos en el amor, o estamos estancados.  No hay más opciones, no hay más excusas. Tú decides: Crecer o estancarte, vivir o morir en vida”
 
Pregúntate:
¿Comes todos los días?
¿Bebes todos los días?
¿Vas al baño todos los días?

Vuelve a preguntarte:
¿Te comerías la basura que ayer dejaste en el bidón de desperdicios?
¿Beberías lo que ayer tiraste al desagüe?
¿Guardarías en tu cuerpo los excrementos que ayer evacuaste de tu cuerpo?

Sólo tenemos el hoy para nutrirnos, para hidratarnos, para desechar lo que nos sobra en el cuerpo.
 

REFLEXION FINAL

 

Dejemos el pasado donde está, en la nada, en lo que no existe, en el limbo.
Dejemos el futuro donde está, en la nada, en la inexistencia.
La clave es centrarnos en el presente en el aquí y el ahora.
 
“La clave es ocuparnos del verbo, VIVIR, no del sinónimo VIDA”

2 Comments
  • Hana Houdkova
    Responder

    Maravilloso! Gracias!!!

    4 junio, 2018 at 10:30 pm
    • juan cayuela
      Responder

      Gracias por existir, un besazooooooooooooooooooooo

      4 julio, 2018 at 5:59 pm

Post a Comment