A wonderful sunset and a warm loving hug. What could possibly be better.

Todo lo que sucede en la vida es perfecto

Estamos en un momento de la humanidad donde se está produciendo una transformación en la forma de desarrollar la vida. Cada vez más personas están dirigiendo sus ojos y sus pasos a una nueva consciencia, donde el amor, la armonía y las emociones priven sobre la materia.

Los físicos cuánticos lo han repetido una y mil veces, la materia no existe, lo único que existe es la energía. Y los seres humanos somos energía.

Muchas personas que asisten a los talleres de Bioconsciencia, o que me acompañan a las conferencias, me preguntan: ¿Crees que el modo de vivir que llevamos no es bueno?

Yo les respondo con tres preguntas que os hago a vosotros:
1 – ¿Creéis que la forma de vivir adoptado por la mayoría de las personas es beneficiosa para el resto de la humanidad?
2 – ¿Percibís que la manera de sobrevivir en la ira, en la violencia, en el rencor es constructiva para el mundo?
3 – ¿Confiáis que vivir en el materialismo, y en la destrucción de la naturaleza es bueno para la Madre Tierra?

La inmensa mayoría me responden: No. De ningún modo. Es posible que haga falta un cambio.

Quien piense que la forma de vivir que tenemos actualmente es positiva para el planeta, vive engañado. Hace falta un cambio profundo de conciencias que desemboque en un sistema de vida basado en el amor, en la generosidad y en la solidaridad.

Algunos escépticos, siguen con sus dudas: ¿Por qué tiene que ocurrir ese cambio en este preciso momento?

Si nos paramos unos minutos y observamos lo que sucede en el mundo−guerras, crisis económicas, hambrunas…−, nos daremos cuenta que esta manera de vivir es negativa para todos los seres humanos. Cuando lo comprendamos, entenderemos que aquí y ahora es necesaria una profunda transformación en nuestros hábitos, en nuestros pensamientos y en nuestras actitudes para construir una humanidad mejor.

Algunas personas quieren una cambio rápido y otros que las cosas sigan como están y unos cuantos, que el cambio vaya despacio.

“Yo, respetando los pensamientos de cada persona, siento que la transformación se dará a cada ser humano a su ritmo. No podemos obligar a nadie a cambiar, no podemos imponer a nadie que camine a la misma velocidad. Y pienso así porque para mi, todo lo que sucede en la vida desde el principio de los tiempos es perfecto”

Mucha gente me mira como si estuviera loco, y me dice: ¿Todo?¿Dices que las muertes, las guerras, las enfermedades…, son perfectas?

Sé que es difícil aceptarlo, sin embargo, para mi, todo lo que acontece está dentro de la perfección del Universo.

La mayoría no comparten mis pensamientos, y les hago una indicación: “Nada falta, ni nada sobra en este mundo”.

Todo es tan perfecto y guarda unas proporciones tan exactas como que el aire que respiramos tiene una proporción de oxigeno del 21%, si fuera menos nos afectaría a las funciones del cerebro y al corazón provocando lesiones irreversibles, y si la proporción fuera mayor nos causaría daños en los alveolos pulmonares. Igual sucede con la distancia de la tierra al sol, separados por unos ciento cuarenta y nueve mil millones de kilómetros. Si hubiera menos separación nos calentaríamos tanto que nos quemaríamos vivos, subiría el nivel de los océanos y provocaría daños definitivos, y si estuviéramos más alejados nos congelaríamos, muriendo de frío. De idéntica forma ocurre con la concepción de un bebe. Todo es tan perfecto, que de doscientos millones de espermatozoides que se dan en una eyaculación normalmente, solo uno fecunda el ovulo, dando lugar al milagro más extraordinario que existe, la vida humana…

Se, que pensarás, que ni la vida humana, ni que este mundo es perfecto, porque existe el dolor, el sufrimiento, la desesperación… Y yo te susurró, que de semejante manera que el nacimiento, el amor y la libertad son inigualables, lo traumático, lo triste y lo doloroso son iguales de perfectos. Pero los seres humanos únicamente queremos asumir el concepto llamado bueno y alegre, seguimos sin comprender el mensaje de la Energía Vital: “la luz y la oscuridad, la bondad y la maldad, la verdad y la mentira forman parte indivisible de la vida”.

Nacemos para vivir, vivimos para morir, y morimos para nacer. Y en ese milagro que se llama vida, nos ofrecen la oportunidad de vivir escuchando el corazón, de ver un amanecer, de compartir con los seres queridos, y a la vez, tenemos la ocasión de ver morir a los seres queridos, de sufrir por un abandono de quien amamos, de llorar por dolor. Y si somos conscientes, más adelante, disfrutaremos de enamorarnos de nuevo, gozaremos cuando hacemos el amor a la luz de la luna, nos llenaremos de pasión al escuchar la música de una guitarra…

Lo que nos enseña la vida, es que hay que vivirla con pasión, con energía, con amor…
Nos dan la oportunidad de vivir, y si la forma que estamos viviendo no nos hace feliz, podemos cambiar aquí y ahora. Tenemos el libre albedrio de cambiar de vida si no amamos a la persona que está a nuestro lado, podemos cambiar de vida si el trabajo que hacemos no nos gusta, o si los amigos con los que tratamos, nos hacen daño..

El cambio es aquí y ahora, como la vida…

Yo te invito a que reflexiones, y te sugiero que vivas en el amor y que escuches a tu corazón, el nunca te engaña.

Tú decides…

Tags:
No Comments

Post a Comment