Una relación de pareja normal

No soy feliz

 emotionally-intelligent-56a792335f9b58b7d0ebc7d4

Lucia estaba sentada en la cocina esperando la llegada de Sandro, su marido. A su lado, una maleta y una pequeña bolsa. Escuchó la llave en la cerradura.

Su pareja al verla con el equipaje preparado le preguntó intrigado:

-¿Qué haces?

-Me voy-le respondió la mujer. – Me marcho.

-¿Cómo que te vas? No quiero que te vayas. Eres mi mujer.

-Lo se, pero no soy feliz. Me siento insatisfecha.

-¿Cómo que no eres feliz?, Te doy todo el dinero que gano, no me voy al bar con mis amigos , solo veo el futbol un día a la semana, te soy fiel, no te pego…, y a pesar de todo eso, ¿Te vas?

-No soy feliz-le repitió ella.- A pesar de que eres buen hombre, y buen padre, no soy feliz. Cuando nos conocimos, creamos una historia de amor, de besos, de romanticismo, de proyectos…, y con el paso del tiempo, han desaparecido, ya no existen.

-Pero es algo normal. Le sucede a todas las parejas. Le contestó él.- Comienzan la relación enamorados, y después de un tiempo, entra en sus vidas, la tranquilidad, la rutina. No te obsesiones, pregunta a tus amigas, le sucede a todo el mundo. Yo no quiero que te vayas.

-Pero, no soy feliz. Al conocernos, eras cariñoso. Me besabas, me decías que me amabas constantemente, me cuidabas, me hacías regalos, me sorprendías  con tu amor, y ahora, nunca me sorprendes, todo es rutina, monotonía, aburrimiento. Ya no me miras, los besos que me das son como una obligación, y hacemos el amor una vez al mes, porque no me apetece.

-Es normal, después de tanto tiempo juntos, no podemos estar enamorados como al principio, ni vivir en esa pasión de los primeros días, todo pasa, pero nos queremos mucho y envejeceremos juntos.

-Me prometiste que me amarías siempre, que me besarías, que no permitirías que me cansara de la relación. Algo que no ha sucedido. No me siento satisfecha, no soy feliz

– Lo siento por ti, pero no quiero que te vayas. Podemos intentar mejorar algo. Nos iremos de viaje una semana a Paris, y volverás tranquila.

-¿Y aún sabiendo que no soy feliz, que ya no te amo, que sufro en silencio, no quieres que me vaya?

-A pesar de todo, no quiero que te vayas. Me quedaría solo, y además, imagina lo que dirían de mi.

-Y aunque me muera cada día de pena y este enfermando de desamor, aunque sufra de depresión por nuestra relación ¿No quieres que me vaya?

-No, a pesar  de todo, no quiero que te vayas.

-¿Y aunque sabes que no te haré feliz, que no estarás satisfecho, y sobre todo, que  sabes que yo no seré feliz contigo, me impides que me vaya?

-Si, Hicimos un juramento. Nos casamos hasta que la muerte nos separe. Eso lo que aprendí de mis padres y mis padres de mis abuelos…, estamos juntos y moriremos juntos.

-¿A pesar de que todo el mundo sabe que no somos felices, que nuestra vida es una mentira, y que no siento nada por ti, no quieres que me vaya?

-No quiero que te vayas,  quiero envejecer a tu lado. No quiero que nuestra relación se termine con una ruptura.

Ella lo miro fijamente, giro su cabeza, observó la foto de sus dos hijos que la miraban con cara de tristeza desde la fotografía, y cerró los ojos por un momento. Estuvo pensando unos minutos, y finalmente con la voz desgarrada, dijo:

-Tu ganas, seguiremos juntos, a pesar de no ser felices, de arrastrarnos en el sufrimiento, de vegetar en la desilusión y la apatía…, seguiremos juntos.

Y el, satisfecho, la abrazo…

 Final de la historia:

 

Esto sucede a muchas parejas, que no son felices, que el amor no existe como tal, donde no se cuida ni se nutre a la pareja, donde no hay contacto, ni caricias, ni  calma…, donde no existe una buena comunicación, donde la rutina se apoderó de su día a día, donde la sexualidad placentera desapareció,  parejas que sigue juntas por el que dirán, por lo hijos, por los miedos…

Una pareja, o se nutre cada día de proyectos, de sexualidad, de sensualidad, de alegría, de respeto, y se hidrata cada día de emociones, de ternura, de comunicación, y de amor,  o la relación morirá, tardara más o menos tiempo, pero el final será la destrucción de la pareja, o en peor de los casos, seguirán juntos, muertos en vida, y no se permitirán ser felices.

Podemos cambiar la relación o cambiar de pareja. Yo te ánimo a cambiar la relación. Busca ayuda de profesionales que te escuchen y te aporten luz. Tú decides

No Comments

Post a Comment